14 discos después, U2 utiliza el cuarto acorde pero ya no encuentra tantas verdades.

**SPOILER ALERT: SUGIERO ESCUCHAR EL DISCO ANTES DE LEER ESTE TEXTO.**

Antes de iniciar un mini análisis track por track de este nuevo disco, comenzaré diciendo que, antes de escribir cualquier opinión, he escuchado el disco al menos 10 veces y, aunque me rehusaba a aceptar la idea de que “un disco es mejor cada vez que lo escuchas” hoy puedo aceptar y decir que esta noción es correcta y, finalmente, mi opinión es que U2 siempre lanza discos de mucha calidad y muy alta exigencia y me pareció loable que este disco tampoco esté plagado del problema de “loudness” como muchos discos actuales. El sonido es impecable, y las mezclas son vívidas y muy bien logradas, con instrumentos perfectamente definidos y toda la dinámica de los tracks está plasmada perfectamente, sin saturación ni distorsión (a excepción de un instante vocal que se explica más adelante).


Pero también es es dolorosamente evidente que U2 ya no identifica o encuentra su lugar en el mundo musical actual. Y es algo natural: todo deja de ser innovador algún día, todo deja de ser interesante y atractivo. U2 fue LA BANDA en los 90s y desde el año 2000, cuando se empezaron a aferrar a la necia idea de siempre recrear el “sonido clásico de U2” en cada disco nuevo, dejaron de hacer álbumes, para dedicarse a hacer colecciones de tracks (unos excelentes, otros no) y algunos dan como resultado muy buenos sencillos. El U2 de 2017 juega a la segura, sin buscar innovación ni tomar riesgos: no hay un solo sonido o momento del disco que sea espectacular, inesperado, automáticamente memorable o que no me haga pensar en otra canción de U2. El hecho de que el tour más reciente (The Joshua Tree Tour 2017) haya sido la celebración del trigésimo aniversario de uno de sus mejores discos habla de la tremenda confianza que tienen en dicho disco pero también de mucha falta de innovación y de creatividad, y el setlist demuestra la zona de comfort en la que U2 está estacionado desde hace años. Debe ser muy complicado y difícil mantener una carrera musical de casi 40 años, pocos grupos lo logran, pero muchos de esos grupos deciden llegar a su fin porque justamente ya están fastidiados y se volvieron víctimas de la repetición. El mismo Larry Mullen Jr. dijo en los 90s que se negaba a volverse una máquina de hits y me pregunto qué pensará al respecto.

Mi principal problema con este disco es que, cuando con Rattle and Hum, U2 pudo argumentar que le besaban el trasero a Norte América por se que declaraban fans incondicionales y querían hacer un homenaje a la verdadera música norteamericana (como si fuera necesario), ejercicio que nos dió joyas como Desire (usando el ritmo y ritmo de guitarra de Bo Diddley), When Love Comes to Town (reclutando al mismísimo B.B. King, quién deja claro quien toca verdaderamente blues y quién no), Heartland (nuevamente evocando los paisajes desérticos y secos mediante música y letra ala Joshua Tree) y All I Want is You (con un arreglo de cuerdas cortesía del arreglista Van Dyke Parks que ha trabajado con Brian Wilson, The Beach Boys, The Byrds y Disney, entre muchos otros), ahora ya no puede hacerlo. U2 ya no tiene nada que probar, nada que demostrar, nada que perder y aún así siguen jugando a ser los “chicos cool”, sólo que ahora, en lugar de ser ellos quienes generan la innovación, la copian o imitan de donde pueden o se les permite.

Bono debería superar su fanatismo desmedido por Estados Unidos o al menos mantenerlo en privado, ya que, al pretender criticar la política y al presidente de esa nación dentro del contexto de un disco que se supone es temático y será parte de una importante trilogía, y hacerlo desde su plataforma de cantante de un grupo de pop rock y como visitante y trabajador dentro de ese país (si, las giras cuentan como trabajo) y de exitoso multimillonario emprendedor, sus críticas y comentarios quedan completamente fuera de lugar y pierden toda credibilidad. Y conozco bastante bien la trayectoria de U2 para entender perfectamente el lugar que Estados Unidos ocupa en sus vidas a partir del despegue que tuvieron a partir de 1982 en Boston y el hecho de que The Joshua Tree y Rattle and Hum hayan sido inspirados por Estados Unidos. Pero aún en los 80s, Bono no fue capaz de cerrar la boca y evitar sus críticas sociales y políticas hacia Ronald Reagan por las cuales fue severamente atacado en la prensa. Conociendo su forma de pensar y su trayectoria, sería imposible pensar que Bono no va a pronunciarse en contra de Trump, pero sería fabuloso que lo hiciera en entrevistas, televisión y publicaciones, y no lo hiciera en un disco al que le han dado un peso tan importante para tener un título tan importante como Songs of Experience.

Y justo por estas razones, quiero mantenerme lo más alejado de criticar las letras de las canciones y me limitaré al sonido y la sensación que me provocan.

U2 son (y ya llevan bastante tiempo siendo) un grupo de cincuentones tratando de sonar cool, relevantes y actuales, copiando (hasta a ellos mismos), imitando, reciclando tanto musical como líricamente todo el material que encuentran. Nada nuevo hasta aquí, todos los grupos lo hacen (The Beatles y Led Zeppelin de una forma bastante descarada), pero U2 los hacía de forma muy sutil o muy inteligente en la que se escuchaban las referencias y no las imitaciones.

Mi descripción de este disco es música de un cuarteto de rockstars cansados, aburridos, fastidiados, con muy pocos trucos nuevos y sin propuesta clara ni interesante, liderados por un letrista workaholic, obstinado, bocón y terco, que aún tiene mucho que decir, pero ya no tiene un vocabulario con credibilidad y objetividad.

¿Se han preguntado qué haría Bono si le prohibieran escribir con las siguientes palabras: beautiful, love, freedom, Jesus, rock and roll, sound, around, grace?

Micro análisis, track por track:

01 Love is all we have left:

Inicio nada característico para un álbum de U2, similar a Zooropa. Lento, melódico, suave, con sintetizadores y principalmente voz. No me encanta el hecho de escuchar a Bono utilizando AutoTune, aun cuando lo usa de forma “cosmética” (no como corrección para su afinación) y también para añadir muchísima textura a un track que de forma superficial puede sonar aburrido, lo que sería incorrecto ya que, quienes conocen la trayectoria musical de U2, sabrán qué tan alejado está este track de lo que U2 acostumbra hacer con sus baladas y todavía más alejado de los intros de sus álbumes. Actualmente U2 está logrando unas armonías vocales envidiables y hubiera preferido un sonido coral (varias voces) más etéreo que un simple efecto digital que ya está más que gastado. Sin embargo, me parece un intro (no considero este track como una canción y mucho menos un single) muy bien construido y arriesgado. Nada de “un, dos, tres, catorce”, nada de estruendo, nada de batería explosiva para abrir este disco.

02 Lights of Home

La reaparición del piano en un disco de U2 y un sonido de guitarra sucio (podría decir que hasta una guitarra rota o con el diapasón modificado), bluesero y usando una interesante imagen en estéreo al inicio, con el efecto de distorsión a la izquierda y el sonido original del lado derecho. Un groove bastante cool y letárgico, como usualmente Edge compone, con cierta similitud a Love and Peace or Else. Como lo he estado repitiendo hasta el cansancio, la voz de Bono no es lo que era hace 5 años y nadie mejor que él lo sabe. En este track se demuestra ya que en una canción con un sonido rockero, Bono y Edge se dedican a encimar capa tras capa tras capa de voces agudas y suaves (“I can see the lights in front of me”). Pero también con esta canción empiezan las trilladas rimas que le quitan lo serio o la credibilidad al primer track “rudo” del disco.

03 You’re The Best Thing About Me
Link a mi opinión personal

04 Get Out of your Own Way

U2 sabe lo que funciona a nivel masivo, pero esto es francamente un descaro. El mismo loop con el que inicia Beautiful Day, el mismo sonido para los teclados de Beautiful Day, el mismo break de batería cuando el track se eleva, igual que en Beautiful Day, y para rematar, puedes cantar, según prefieras, Always o Beautiful Bay sobre el coro de este track. ¿Y esta es una Song of Experience? Me sorprende que de los 4 integrantes de la banda y los tantos productores que participaron en el disco ninguno haya objetado la inclusión este track en el álbum y preferir relegarlo a un single, como se ha hecho con esas proto versiones como Native Son o Summer Rain (no será la última vez que mencione Summer Rain en esta reseña).

05 American Soul

Ligeramente reminiscente a los snippets entre canciones que aparecen en Rattle and Hum, el intro de American Soul es lo único verdaderamente americano en un disco repleto de referencias a ese país. Es lo único que me suena creíble, porque es verdaderamente americano: un cantante americano hablando de los problemas políticos que existen en su país, algo que muy pocos artistas tienen el valor de hacer, pero ¿tenían que ser 4 irlandeses los que lo insertaran en su álbum? Y entonces Bono pierde toda credibilidad con rimas tan sosas como: around / sound, thought / sought, place / grace, place / bass. Este track me suena a esa progresión de la que Bono hablaba en Zoo TV, de qué pasaría cuando su personaje The Fly estuviera viejo, gordo y estuviera cantando covers de Elvis en un bar, me suena a una versión diluida de The Fly, con todo y la voz y guitarras distorsionadas, la batería con mucho groove, pero TODO en cámara lenta. La melodía del bridge (There’s a promise in the heart of every good dream / It’s a call to action, not to fantasy / The end of a dream, the start of what’s real / Let it be unity, let it be community) tiene cierta similitud con Summer Rain y para mi gusto, la peor parte de todo el disco, el portmanteu “refu-Jesus”, que me da escalofríos cada que lo escucho, por lo ridículo, forzado y absurdo que suena.

06 Summer of Love

Debido a que es otra canción atípica de U2, la melodía, los coros (especialmente los que están en las últimos palabras de los versos -coast, knows, shadows…) y la métrica que usa Bono para cantar me parecen de lo más honesto que hay en el disco. No hay una sensación de falsedad o de pose en esta canción (como en algunos de los tracks anteriores), la guitarra de The Edge no tiene el sonido típico y eternamente asociado con él, y el shaker y la batería extremadamente sutiles me parecen muy efectivos. U2 canalizando el verdadero Summer of Love de 1967 con el órgano Hammond de fondo y con un sonido perfectamente evocativo (hasta en tempo) a California Dreaming de The Mammas & the Pappas.

07 Red Flag Day

Otro track que se escucha más honesto y verdadero que muchos de los anteriores. El coro de Edge destaca de entre la producción, con un U2 tocando en un ritmo y métrica con acentos de tambores donde no se esperan y fuera del típico 4/4 del rock and roll, pero regresando al 4/4 en los coros. Y como en varios tracks anteriores en el disco, U2 finalmente deja entrar un cuarto acorde para hacer canciones más completas, más redondas, mejor compuestas.

08 The Showman

Y a esto me refiero cuando digo que me gustaría que U2 compusiera canciones contemporáneas a ellos y no a la época, y que finalmente sonaran a música de un cuarteto de cincuentones divirtiéndose en el estudio, sin cargar sobre los hombros los ataúdes del The Joshua Tree o del Achtung Baby. Bajo este contexto es donde las letras y rimas trilladas de Bono quedan perfectas. Tal vez la canción menos seria de todo el disco, con un puente un tanto atropellado que suena mejor con cada nueva escucha del track, en la que se escucha una verdadera diversión y relajación en los coros y en la musicalización. Si tan sólo The Edge hubiera seguido a Adam y Larry al dejarse llevar por el espíritu surf del track… The Edge participa con no menos de tres partes de guitarra: una limpia con tremolo, otra distorsionada, y una más, limpia, para terminar con unos arpegios muy efectivos, Larry se divierte como casi nunca con sus toms y algunos redobles abstolutamente sesenteros, Adam hace su mejor imitación a los bajos de la primera etapa de los Beach Boys y Bono y Edge son la cereza de este pastel con múltiples partes vocales cantadas con diversión, gusto y mucha emotividad.

09 The Little Things That GIve You Away

Adam regresando a las líneas de bajo estilo Pop y Bono cantando con verdadero feeling en los coros, todo dentro de un contexto de descarada balada pop con suficientes trazos del sonido clásico de U2 logrado de forma natural y no forzada. Esta es la primera canción del disco que comienza de forma sutil y encuentra su crescendo, como los grandes éxitos de U2, hasta lograr esa sensación épica y enorme como Streets, Bad, Pride, City of Blinding Lights (la guitarra al final es casi idéntico) y otras. El track más tradicionalmente ”U2” del disco que fácilmente pudo coexistir y encajar perfectamente en cualquiera de los grandes álbumes de los 80s y 90s del grupo. Creo que éste será de los pocos tracks de este disco que tal vez sobrevivan al consumismo y se vuelva un clásico en unos años y no es sorpresa que U2 lo haya liberado años atrás para empezar a probarlo en vivo.

10 Landlady

El primer momento de respiro dentro de un disco lleno de tracks potentes y/o divertidos, y en el que la dinámica de la música baja considerablemente, lo cual no es algo malo ni representa un problema. Y un excelente ejemplo que demuestra el crecimiento vocal que ha tenido Bono durante 40 años y la creatividad melódica que aún puede evocar y conseguir que, desafortunadamente, no está a la par de la letra trillada y ciertamente banal que acompaña dicha melodía (Every wave that broke me / Every song that wrote me / Every dawn that woke me / Was to get me home to you) y con un final improvisado y sin resolución que me da la impresión de falta de cuidado o de urgencia por dejar este track por la paz, en lugar de terminarlo correctamente o, por lo menos, con más calidad y esmero.

11 The Blackout

Link a mi análisis anterior
(añado algunos comentarios ya que este es un mix ligeramente diferente al dado a conocer en el video de Facebook y más limpio, que no tiene el sonido del público)
U2 absorbiendo la música Disco como seguramente intentaron pero no fueron capaces de hacer durante el álbum Pop. Y que de hecho, si se analizan cuidadosamente, The Blackout y Dischotheque tienen la misma estructura y tono (sólo que The Blackout está en un tempo más lento): un intro de guitarra lento y pausado y la típica pausa marca registrada de U2. Importante mencionar un error o detalle vocal bastante aparente en el 1.17, en el que la voz de Bono truena o se quiebra por un instante.

12 Love is Bigger Than Anything in Its Way

Con una estructura bastante repetitiva, este track con un título casi tomado de una tarjeta de felicitaciones, está basado en una melodía bastante básica y, de nuevo, dentro de una estructura de 4 acordes progresivos. Aún cuando Bono canta con suficiente emoción, me cuesta trabajo apreciar una letra tan trillada con frases como “be the words of your own song” o “the rage in you is strong” y más cuando vienen de un tipo que nos ha dado frases tan potentes como “You hurt yourself, you hurt your lover / Then you discover / What you thought was freedom is just greed”. La sección rítmica (bajo y batería) están a la par de cualquier otro track de U2, pero las voces y la producción son tan genéricas y sacarinosas que hacen de este track, en mi opinión, lo  más desencajado de toda la discografía de U2. U2 ha hecho baladas que se han vuelto clásicos instantáneos, en los que, usualmente mezcla música hermosa con una letra retorcida y hasta cierto punto oscura y este no es uno de esos casos.

13 (There is a Light)

Un ejemplo más donde la voz y las letras actuales de Bono se sienten mucho más naturales y cómodas y, por razones como ésta, considero que debería tomarse más en serio su fanatismo por Frank Sinatra para continuar explorando este terreno de melodías más sutiles y ligeramente operáticas, ya antes demostradas en tracks como The Hands That Build America y Two Shots of Happy. Y qué lejos estamos de los tracks de cierre de disco en la época de War que, como cuenta la leyenda, en 40 minutos estuvo listo. Este track tiene el mismo nivel de producción que cualquier single potencial del disco.

En resumen, veo este disco como una progresión natural en la discografía de U2 donde ahora el balance de tracks excelentes vs tracks de “relleno” (aclarando que los tracks de relleno de este disco son de una calidad excepcional, pero son de relleno frente a los tracks que se seleccionaron para ser singles) continúa, desde All That You Can’t Leave Behind, en un 50/50.

Este disco en particular tiene una calidad a la altura de cualquiera de sus lanzamientos anteriores pero no tiene la resonancia ni la emoción ni me provoca la curiosidad deescucharlo cientos de veces para encontrar o descubrir algo nuevo, algo más que sé que está ahí dentro, como me ocurre aún con Achtung Baby, Unforgettable Fire o Joshua Tree. U2 actualmente es muy literal, muy superficial y muy transparente y me resulta algo decepcionante que hayan desaprovechado un título tan espectacular y tan épico como Songs of Experience en la mitad de estos tracks que no son ni memorables ni épicos. Para mi, las Songs of Experience reales dentro de este track son en las que U2 no se está autoimitando y donde suenan honestos y reales y sí, también viejos y con experiencia.

Songs of Experience me parece un disco normal que debió tener otro título, o bien U2 debió esperar a escribir otras 6 mejores canciones para tener una colección increíble que mereciera el título Songs of Experience y tener varios B sides listos para acompañar sus singles.

*Explicación sobre el título de esta nota:

¿Porqué “cuatro acordes y la verdad”? Elegí este título por dos razones:

-Primero, burlame un poco de la famosa frase que Bono improvisa en All Along The Watchtower, de Bob Dylan, que se puede ver en Rattle and Hum, “All I got is a red guitar / Three chords and the truth”. Los tres acordes se refieren a un circulo de rock and roll.

-Segundo, U2 casi nunca escribía con más de esos tres acordes y me llamó mucho la atención notar que en este disco, la mayoría de las canciones usan más de esos 3, es decir, salen de esa regla de la escala de rock.

Pero esto no es nuevo ni exclusivo en este disco. Recuerdo específicamente Love is Blindness, que es una canción con esos famosos 4 acordes (círculo de La menor) y además en métrica de 3/4, en lugar de los 4/4 de rock and roll, como una de esas primeras canciones que empezó a romper la “regla”.

 

Rolling Stone coloca el nuevo álbum, aún no liberado, de U2 en #3

Continuando con la controversia que se publicó en el libro Sticky Fingers: The Life And Times Of Jann Wenner And Rolling Stone Magazine, escrito por Joe Hagan en el que explica que Songs Of Innocence obtuvo el lugar número 1 en Rolling Stone únicamente porque Jan Wenner, dueño y editor de Rolling Stone, y Bono son amigos cercanos. Continuar leyendo “Rolling Stone coloca el nuevo álbum, aún no liberado, de U2 en #3”

¿Te gusta hablar sobre U2? ¿Te gustaría hacerlo en este sitio?

Si te interesa participar regularmente con tus artículos, contenido original, opiniones e ideas sobre U2 en nuestro sitio y, como plus, tienes buena ortografía y redacción, envía un escrito corto sobre un tema interesante, obviamente relacionado con U2 (puede no ser totalmente obvio) a: [email protected]

Revisaremos tu originalidad para elegir temas, tu expresividad, redacción y ortografía.

Usa como título del correo: “Mi artículo sobre U2”.

¡Suerte!

U2 History Mix

Recuerdo ver este mix hasta el cansancio, que venía en el láserdisc U2 Achtung Baby. Y recuerdo el shock de escuchar tantas canciones que en su momento me eran totalmente desconocidos, como el grito de Bono al inicio de When Love Comes To Town.

Ah, qué tiempos.

 

Calaverita, de Pablo Ledezma

LA CATRINA ES MX

Cuatro chicos irlandeses, reunidos en una cocina.
Un anuncio los juntó, ese día y de por vida.
Adam, Larry, Paul y Dave, querían un nombre perfecto.
No fue Feedback ni The hype, fue U2 el que le pusieron.
Un concurso ellos ganaron, y empezaron la aventura.
Fue entonces que empezó, a seguirlos la huesuda.
Three, October, Boy y War escuchaba todo el día.
Era Sunday bloody sunday, ya su rola favorita.
Gloria, October, New years days, se sabía de memoria.
I will follow y Tomorrow, las cantaba a toda hora.
Pero Unforgettable fire, fue el disco que la hizo fan.
Era Pride la que gritaba y lloraba al escuchar Bad.
Luego vino el Joshua Tree y después el Rattle and hum.
La muerte se enamoró, al sonar With or with out you.
Larry, Adam y The edge admiraba de U2.
Pero cuando veía a Bono; decía; All i want is you.
Luego vino el Achtung baby, y quedó en shock con The fly.
Pero quedó boquiabierta, cuando pudo escuchar One.
Siguió todo el Zoo TV y después el Zoomerang.
Pero en México encontró a los más enfermos fans.
La cabeza le explotó, escuchando el Zooropa.
Pero luego vino el Pop, y el Pop mart era otra cosa.
Y esa noche de diciembre, cuando llegó al foro sol.
Al ver fans más grandes que ella, la catrina se enojó.
Y tuvo una idea macabra, de junior se disfrazó.
E hizo una travesura, que a U2 no le gustó.
Así que toda la banda, tristemente nos castigó.
Y para el tour Elevation, a México no visitó.
Elevation y Walk on, en vivó no nos tocó.
Ni Kite, ni Beautiful day y mucho menos New York.
Pero fue más el amor, entre México y U2.
Que después de muchos años, trajeron el Vertigo Tour.
En tres noches de locura, el Azteca se llenó.
Sonaron Miracle drug y Sometimes you can´t make it on your own.
Enojada, triste y celosa, así se sentía la parca.
No sabía porque U2 regresaba a nuestra patria.
Pero fue hasta el 360, con No line on the horizon.
Cuando pudo comprender, lo que aquí estaba pasando.
Y en un Moment of surrender, decidió todo olvidarlo.
Pues U2 son irlandeses, pero también mexicanos.
Ahora ella es muy feliz, ya no guarda más rencores.
Entendió que, para nosotros, U2… ¡son los mejores!
Ya tiene Songs of innocence y espera Songs of experience.
Se lanzo al Joshua tree Tour, y se unió a U2 MX.

Calaverita, de Luis López

Estaba la muerte en su sepultura pensando,

mientras “With or Without You” escuchaba,

que el día de los muertos ya se acercaba

y entonces a U2 ahora si se cargaba.

La huesuda hasta el Joshua Tree Tour esperó,

de los irlandeses sonaba la primera canción

y cuando en la pantalla el árbol apareció

la parca irrumpió con tremendo notición:

“¡Jalen con el bajo, las baquetas, los lentes y la gorrita

porque en el más allá, armaremos tremenda pachanguita!”.

Bono palideció, de Adam se abrazó y del susto se desmayó.

Larry suplicaba: “ ¡En Sexico déjame, calaca despiadada!”;

Edge no se asustó pues petatearse muy bueno lo hayó.

La flaca de gusto saltaba pues a U2 por fin se pepenaba.

Ahora en el camposanto hay largas filas de fans difuntos,

no les importa haber muerto si con U2 están todos juntos.

Desde sus frías tumbas ellos seguirán tocando

y el mundo entero sus canciones eternamente cantando.

“Usamos la tecnología para cruzar la frontera del escenario al público.”

Traducción resumida a la entrevista de Adam y Bono en Fantástico, Brasil por Mau Ferrusca.

Adam explica que, aunque sí hicieron cambios para reflejar el contexto del mundo actual y cita Brexit y Donald Trump y Bono comenta que hay dos apocalipsis, el personal y el político.

Bono va más allá al decir que quiere profundizar aún más sobre la locura que se desató en el mundo con Trump pisoteando el sueño americano, y el sueño de todos en general.

Bono también comenta que se enfrentaron a la pregunta “¿Quién necesita OTRO disco de U2? Ya hay muchos allá afuera.”

La respuesta fue hacerlo muy personal, en forma de cartas a sus hijas e hijos, al público y una canción, American Soul, es una carta para Estados Unidos.

Una pregunta muy interesante que realiza el entrevistador es: ¿Cómo se mantienen fieles a sus raíces de Punk Rock haciendo conciertos con pantallas de alta definición y el grandiosismo de sus escenarios?

Tanto Bono como Adam coinciden en decir que lo importante es la emoción que transmiten y no tanto la “basura” en el escenario. “Puedes estar en un club, a dos metros de una banda y sentirte desconectado de ellos. No es una cercanía física, sino una emocional”.

En respuesta al comentario que el grupo siempre sintió que el disco contenía versiones sin terminar, Bono comenta que los cantantes no pueden editar revisiones a sus letras de la forma en que los poetas lo hacen, pero que con este tour serán capaces de sentirse satisfechos con las versiones del Joshua Tree en este tour.

Respondiendo la pregunta “¿En qué formato les gustaría que su audiencia disfrute el nuevo disco?” Adam y Bono coinciden en vinil, pero lo hacen desde un punto de vista de nostalgia táctil y mencionan que la versión en vinil tendrá sorpresas y, de hecho, será de un color especial, pero no hablan desde un punto de vista de calidad auditiva.

Una pregunta (que yo siempre me he hecho) muy interesante por parte del entrevistador es “¿Cómo se mantienen actualizados respecto a la información política del país en el que están de visita?”

Bono cita ONE Campaign que se dedica a combatir la pobreza extrema y comenta que es gracias a los miembros de esta campaña que sabe de los problemas del momento y menciona que, en África, descubrir petróleo ya es visto como una maldición ya que con este hallazgo llega también la corrupción.

Bono menciona y felicita a Brasil y dice que merece mejores gobernantes porque rompieron leyes internacionales al tratar, mejor que nadie, la epidemia de VIH entregando medicamentos genéricos a la población que los necesitaba, poniendo a la población primero convirtiendo en un derecho humano tener acceso a medicamentos retrovirales.

Cuando el entrevistador le pregunta a Bono si se sentaría a hablar con Trump si tuvieran una causa valiosa que discutir, Bono admite que tiene que “pintar la raya” porque no cree una sola palabra de lo que ha dicho y Adam complementa diciendo que Trump no entiende la democracia.

U2 y el IEM

IEM, o in ear monitor, es una forma de monitoreo para situaciones de música en vivo que U2 ha usado desde (si no mal recuerdo) PopMart ZooTV Tour cuando los monitores en el escenario desaparecieron.

Era muy común ver fotos de Adam Clayton sin los monitores o con éstos colgados sobre el cuello (tal vez se estaba acostumbrando o tal vez no le gustaban). Las dos grandes ventajas son de espacio, ya que los escenarios quedan con mucho mayor espacio (los monitores convencionales son del tamaño de amplificadores medianos y, en ocasiones, se colocan tres: frente, izquierda y derecha) y, hasta cierto punto, económica, ya que, si bien el sistema de transmisión y recepción no son económicos, la durabilidad, ligereza son superiores, así como el hecho de no tener que transportar, cargar, colocar y retirar kilos y kilos de monitores cada noche de concierto.

Foto: Bono con monitores de oído, Adam sin ellos.

 

Los monitores, al ser personales e individuales (incluso moldeados dentro del mismo canal auditivo del usuario), permiten que cada integrante del grupo tenga su propia mezcla de audio y por eso, cuando se liberar grabaciones IEM, existen diferentes versiones:

Edge Mix (usualmente, con la guitarra más presente)

Bono Mix (voz, guitarra y ritmo, poco bajo)

 

Un aspecto extra, que es un efecto secundario del uso de los IEM y que U2 utiliza desde Elevation Tour, es un sistema de conteo, metrónomo e instrucciones durante todo el show en el que se les indica, principalmente a Bono y Edge cuando comenzar a tocar, cantar, hacer un cambio, una pausa o el final de una canción. Esto disminuye muchísimo la posibilidad de incluir snippets o improvisar o extender canciones sin embargo cuando antes, la señal inequívoca de “voy a ignorar el metrónomo o las instrucciones de tiempo” era quitarse los monitores de oído y hacer lo que les diera en gana, me parece que actualmente el conteo, el monitoreo, los intros que ayudan a Larry a mantener un ritmo constante están controlados o, dicho de otra forma, se activan y desactivan manualmente y el “narrador” está pendiente de la ejecución de la banda en todo momento, porque hay ocasiones que, comparando grabaciones IEM de este tour más reciente, no todo ocurre exactamente igual y Bono sí tiene mucha más libertad y flexibilidad de modificar, extender, repetir, recortar partes.

Las mezclas de The Joshua Tree Tour 2017 me han impresionado porque, escuchando la increíble grabación de Berlin todo indica que ahora existe una mezcla estéreo, cuando en Popmart y Elevation Tour eran exclusivamente mono y, he notado muchísimos detalles de mezcla y efectos en vivo que, estando en el concierto, no escuché a detalle. No es inusual que haya mezclas, paneos o aplicación de efectos en conciertos, Robert Plant activa o desactiva sus efectos de delay o echo el mismo, pero es más interesante y habla bastante del cuidado que se ha puesto en la producción del show cuando estos efectos ocurren casi de manera transparente.

En el IEM de Berlin 2017 se pueden escuchar instrucciones como:

Bono 2, 3, 4

Band 2, 3, 4

Ending 2, 3, 4

Verse 2, 3, 4

En las grabaciones de Elevation Tour en las que se comenzó a utilizar el conteo, el shaker presente durante toda la canción, las indicaciones del “narrador” y U2 apenas se adaptaba, se puede notar y escuchar la resistencia que tenían la cambio y una notable pérdida de soltura y liberad musical y de ejecución, mucho más durante los primeros shows de la gira. Basta comparar el show en Irving Plaza contra los 10 primeros shows de la gira para notar como, principalmente Bono, se nota más concentrado en poner atención y escuchar sus instrucciones, que en dar el show al que está acostumbrado a dar.

Actualmente, tanto U2 como sus ingenieros de sonido han logrado un manejo excepcional del metrónomo, instrucciones e improvisación necesarias e indispensables en shows en vivo.