Tan lejos y tan cerca

Yo sí creo en los ángeles de la guarda. Mi madre continuamente me decía que me portara bien para que mi Ángel, siempre me protegiera. Pero yo creo que ese Ángel ya se horrorizó por todo lo que ha visto estos 31 años que tengo pisando este planeta. Pero sin afán de entrar en temas religiosos, si creo que existen esos seres celestiales, ya sea buenos o malos y que están aquí entre nosotros para velar por nuestro bien.

Éste tema de los ángeles lo tocó con gran maestría el director de cine alemán Wim Wenders en su película El cielo sobre Berlín (Der Himmel über Berlin) (1987) o bien conocida en español como Las Alas del deseo. En esta cinta, se nos habla de cómo dos ángeles observan el mundo (especialmente Berlín) y muestra cómo un ángel está dispuesto a sacrificar su inmortalidad, con tal de vivir como un simple humano. Es hermoso el efecto que se muestra en color sepia, que es el punto de vista de los ángeles, y cómo se realiza el cambio de toma a color para mostrar el punto de vista humano.

Para el año de 1993 Wim Wenders decide grabar la secuela de El cielo sobre Berlín, titulando a su película ¡Tan Lejos, Tan Cerca!, y relata de cómo el ángel que se convirtió en humano en la primera película, ahora vive muy feliz en una pizzería, junto con la mujer que ama, adicionalmente a esto, se nos cuenta otra historia de cómo otro ángel fue convertido en humano al salvar a una niña cayendo de un balcón, ya que los ángeles como consigna, tienen prohibido intervenir en la vida de los humanos.

Wenders estaba buscando una canción para musicalizar su obra, y se acercó a U2 para que le proporcionaran una canción, que al final de todo resulto ser Stay.

Vayamos un poco atrás en el tiempo. Durante las sesiones de grabación del disco Achtung Baby, U2, ya se encontraba trabajando en una canción titulada temporalmente “Sinatra”, en referencia al cantante estadounidense Frank Sinatra, quien era su inspiración para ese tema. Bono comentaba frecuentemente que dicha canción era para que Frank Sinatra la cantara. Posteriormente durante las sesiones de grabación de Zooropa, los chicos decidieron darle una oportunidad al boceto que ya tenían previamente visualizado.

Fue justamente cuando U2 se enteró que Wenders buscaba su canción, y fue por ello que decidieron acelerar el proceso de grabación. Aprovecharon su amistad con el director alemán y pudieron ver la película ¡Tan Lejos, Tan Cerca! En busca de inspiración para poder terminar el tema. Se grabaron dos versiones de la canción, la primera versión fue incluida en el disco Zooropa, y la segunda, con dos minutos más de duración. Casi al final de las sesiones de grabación, Bono decidió renombrar su obra como Stay, añadiendo el título de la película que musicalizaría y quedando como Stay (¡Faraway, So Close!)

El videoclip de esta hermosa canción está filmado en la ciudad de Berlín, haciendo referencia a la película de El cielo sobre Berlín, con participación de algunos de los actores originales, una de las escenas icónicas es la de Bono sobre la estatua de la Victoria (No señores no es el Ángel de la Independencia), además de tomar escenas directamente de la película Faraway, So Close!, pero mi parte favorita del video es cuando una banda que no es U2, interpreta la canción, y realiza la alternancia de tomas entre color, y las de blanco y negro que muestra a los integrantes de U2 guiando a los jóvenes músicos a interpretar la canción.

Ojalá y ese ángel que tanto menciona mi madre se parezca, aunque sea un poco a cualquiera de los de U2, que no esté tan espantado por todo lo que ha visto, que mejor me siga ayudando, guiando y sobre todo que me permita seguir escribiendo de todas estas canciones que tanto han marcado mi vida.

Fuente: http://www.u2valencia.com/web/el-lado-oscuro-de-u2/sinatra-faraway-so-close

CategoríasSin categoríaEtiquetas

Deja un comentario